Saltar al contenido
Maquinadetatuar.top

¿Cuánto Deberías Dar de Propina a tu Tatuador?

Todo el mundo sabe que hay que dar propina al camarero tras disfrutar de una comida en un restaurante. Incluso se sabe que dar una propina del 15% es casi habitual en Estados Unidos.

Sin embargo, ¿sabes cuánto debes dar de propina a un tatuador si ha hecho un buen trabajo?

¿La gente da propina a los artistas del tatuaje?

Es difícil encontrar datos concretos sobre el número de personas que dan propinas a los tatuadores. Sin embargo, las anécdotas demuestran que es una práctica común, especialmente en Estados Unidos.

Esto tiene sentido si se piensa en lo que es una propina. Cuando compras un producto, pagas el precio de etiqueta y los impuestos aplicables, y eso es todo.

Por otro lado, es de buena etiqueta dar una propina extra para mostrar tu agradecimiento por un determinado servicio.

Por eso no se deja propina cuando se compra la comida, pero sí cuando se paga a alguien para que le entregue la comida en la puerta de su casa.

Del mismo modo, no pagas cuando compras una camisa de la estantería, pero sí cuando pides a un peluquero que te haga un corte que complemente tu estilo personal.

Cuando entras en una tienda de tatuajes, no lo haces para comprar un producto. Los artistas del tatuaje ofrecen el mejor servicio personalizado.

Por lo tanto, tiene sentido darles una propina por la atención y el cuidado que le dan a usted como individuo.

¿Hay que dar propina?

Vale, la gente da propina a sus tatuadores, pero ¿es realmente necesario?

Una de las objeciones más comunes a la hora de dar propina a los tatuadores es la afirmación de que ya cobran mucho dinero. Muchos creen que pagar una propina por encima de esto es simplemente excesivo.

Sin embargo, cuando se analiza a fondo, esta objeción no se sostiene.

Los artistas del tatuaje no están haciendo una matanza

Puede que tengas dudas sobre si dar o no propina a tu tatuador porque ya le has dado cientos de dólares; o incluso miles.

Puede que incluso hagas un poco de matemática mental y dividas el número de horas que pasaste bajo la aguja por la cantidad que pagaste.

Si lo haces, probablemente pensarás que es una buena paga. ¿Por qué ibas a dar una propina por encima de eso?

Aunque les acabes de dar mucho dinero, no todo va directamente a sus bolsillos. Por un lado, el trabajo de un artista del tatuaje conlleva una buena cantidad de gastos generales.

La tinta, las agujas y el resto del equipo que utilizan se llevan sus beneficios.

Si el artista del tatuaje es el propietario de la tienda, tiene que pagar el alquiler de un local comercial.

Esto se suma a los servicios públicos para mantener las luces encendidas, los impuestos de la empresa y otros gastos básicos del negocio.

Es un error pensar que la mayoría de los artistas del tatuaje están cargados.

Si trabajan en el espacio de otra persona, tendrán que pagar una cuota por ese privilegio. Puede que incluso se queden con menos de la mitad del dinero que les das.

Además, además de todo esto, está todo el trabajo adicional que conlleva. Cuando no te entintan, tu artista del tatuaje sigue haciendo el trabajo por ti.

El tiempo que dedican a asesorarte sobre tu tatuaje puede sumar horas. Esto incluye trabajar en los diseños, determinar la ubicación correcta y enseñarte sobre el cuidado posterior del tatuaje.

Todo ello forma parte del servicio que recibes.

La mayoría de los artistas del tatuaje también garantizan su trabajo. Suelen permitirte volver para retocarte y no te cobrarán nada extra por ello.

Una vez que empiezas a sumar todos esos gastos extra y esa mano de obra adicional, está claro que tu artista del tatuaje no se está forrando precisamente.

Te llevas una obra de arte barata

Los artistas del tatuaje también te están dando un producto que debería ser valorado más de lo que es.

Coge el dinero que has pagado para hacerte el tatuaje y entra en una galería de arte. Cuántos de los cuadros y esculturas expuestos te dará ese dinero Depende de la galería, seguro, pero mi opinión es cero.

El arte no es barato.

Y sin embargo, su artista del tatuaje está dispuesto a crear una hermosa obra de arte a un precio que la mayoría de la gente puede permitirse.

Y no sólo eso, sino que se personaliza según tus gustos exactos. Si tenemos en cuenta lo que cobraría un pintor por una obra de encargo, estamos ante una auténtica ganga. Incluso para un tatuaje de alta gama.

Considera la posibilidad de dar propina como parte del coste

Así que sí, definitivamente debe dar propina a su artista del tatuaje tanto como se sienta cómodo.

Cuando hagas el presupuesto de tu tatuaje, considera la propina como parte del coste. Si no puedes permitirte el tatuaje más la propina, espera a ahorrar un poco más de dinero antes de hacértelo.

Cuánto dar de propina a un tatuador

La propina más fácil para tu artista suele ser en porcentajes. Realmente no hay una cantidad estándar cuando se trata de dar propina a los artistas del tatuaje. Pregunte por ahí y escuchará desde el 10% hasta el 35%.

Tendrás que usar tu criterio en este caso. Aunque no hay una cantidad única correcta cuando se trata de cuánto dar de propina a un artista del tatuaje, hay formas de equivocarse.

Por este motivo, a continuación te ofrecemos una lista de pautas que debes tener en cuenta antes de decidirte por una cantidad de propina.

Manténgase dentro del rango

La propina a un tatuador suele reducirse a porcentajes. Dar una propina del 10% suele ser aceptable, pero considéralo el mínimo. Cualquier cosa por debajo del 10% no será una buena forma de mostrar tu aprecio.

Imagina lo que pensaría tu camarero si le dieras un 3% de propina. ¿Quieres que tu tatuador piense lo mismo?

Tampoco hay razón para actuar como un gran derrochador. Eres libre de dar una propina de un 50% o un 75%, pero nadie lo va a esperar.

Cualquier cantidad entre el 10% y el 20% es suficiente para demostrar que aprecias el trabajo de tu tatuador y agradecerle los servicios prestados.

Aunque no existe una calculadora específica de propinas para tatuajes, aquí tienes una práctica herramienta que te ayudará a calcular cualquier cantidad de propinas para tatuajes en el futuro.

Trabaja con lo que tienes

Nadie quiere que te arruines haciéndote un tatuaje. Los artistas del tatuaje saben que tienen clientes con diferentes niveles de ingresos y que sus servicios son caros para algunos de ellos.

Si dar una propina del 15% supone una carga para tus finanzas, no te preocupes demasiado. Con un 10% será suficiente para mostrar tu agradecimiento.

Establezca una línea de base

Si tienes un poco de margen de maniobra en cuanto a la cantidad que puedes gastar, puedes considerar establecer una línea de base.

Acude a tu cita con la intención de dar una propina del 15% (tu valor de referencia) y ajústala en función de la calidad del servicio que recibas.

Cuándo dar una propin

Saber cuándo dar la propina puede ser complicado.

Cuando vas a la peluquería, te entregan la comida o te suben el equipaje a la habitación del hotel, cuándo debes dar la propina es una obviedad. Una vez que se presta el servicio, se entrega la propina y ya está.

Conseguir ese hermoso tatuaje en la manga que siempre has querido es diferente.

Muchos tatuajes requieren varias sesiones para completarse, entonces, ¿qué significa eso para tu propina? ¿Das la propina al final de cada sesión o esperas hasta que todo el tatuaje esté hecho antes de dar la propina?

Una buena regla general es dar propina en cualquier momento que pagues. Probablemente pagarás al final de cada sesión por el trabajo realizado ese día.

Dar propina sobre la marcha también es más fácil para tu cuenta bancaria.

Desprenderte de una pequeña cantidad cada vez que realizas un trabajo suele ser mejor que entregar una cantidad mayor después de varias sesiones.

¿Y qué pasa con los regalos?

Bien, vamos a quitar una cosa del camino. No des un regalo en lugar de una propina en efectivo.

La propina no es el momento de hacerse el simpático. Los artistas del tatuaje son profesionales que te ofrecen un servicio especializado.

Respeta su papel de artista y proveedor de servicios dándoles una propina directa además de la cantidad que te cobran. Guarda las chucherías y las tarjetas de regalo para tus amigos y familiares.

También es posible que seas el tipo de persona que da un regalo a su paseador de perros, al cartero o a la tintorería cada temporada de fiestas.

Si vas al salón de tatuajes en diciembre y le das un regalo a tu tatuador, también Como cualquier cosa extra, todo esto depende de ti, pero no se espera en absoluto.

¿Qué pasa si no puedo permitirme dar propina?

Aunque las propinas en el sector de los servicios son habituales y apreciadas, siguen siendo completamente opcionales.

Si realmente no puedes permitirte dar una propina a tu tatuador, o si no crees que su trabajo lo merezca, entonces no tienes que darle una propina.

Tu tatuador no se enfadará ni montará una escena si decides no dar propina, por lo que no habrá incomodidad ni vergüenza dentro de la tienda.

Otras formas de mostrar tu agradecimiento

Aunque la propina es la forma número uno de mostrar tu aprecio, también hay otras maneras de hacerlo.

La mejor manera adicional de hacerlo sería compartir tu experiencia positiva con otros tatuadores. Esto podría ser a través de las redes sociales, sitios de revisión, o simplemente por el boca a boca.

Tu artista del tatuaje apreciará mucho la exposición adicional.

Resumen

Las propinas son siempre una buena forma de mostrar a tu artista del tatuaje lo mucho que le aprecias por crear increíbles obras de arte en tu cuerpo.

Si las propinas son habituales donde vives, y das propina al camarero, al repartidor de pizzas y a tu barbero después de que te hayan prestado un servicio, probablemente deberías hacer lo mismo con tu tatuador.

Artículos relacionados con los costes de los tatuajes